jueves, 29 de abril de 2010

The crossroad

Llegar a la encrucijada no es el final del camino, es el principio de otro. En la encrucijada está Robert Johnson y un árbol viejo. Cuatro caminos no es mi última estación.
La tristeza no dura para siempre, es como la materia que se transforma. El amor se pierde, el cariño no; siempre queda un resto, como en una taza de café. Y el café es intenso. Los vapores son consecuencia del calor, y mi taza aún está caliente y llena. Todo depende del cristal de la taza.
Cuatro caminos no es mi última estación, sólo he de decidir qué camino tomar ahora. Soy libre.

No hay comentarios: