domingo, 25 de abril de 2010

Excusas para no dormir

El mal de amor tiene los mismos síntomas que el Cólera, eso decía Gabriel.
¿Merece la pena esperar toda la vida para conseguir lo que se desea? Puede que sí, puede que no. Aunque espere ese deseo ya no volverá a mis manos.
Tengo la garganta como un gato erizado, trago saliva y me duelen las encías. Fui una persona afortunada, todos me envidiaban. Últimamente había un grito en mi cabeza que decía constantemente: "Tengo ganas de... Tengo ganas de..." Nunca terminaba su frase.
Tal vez estaba esperando el final, puede que lo viera venir, tal vez me estaban preparando para sentir la desgana. Mis despertares son tristes, llenos de rabia, ya no me gusta la salida del sol. No quiero soñar más que me quieres. Quiero no soñar. El mundo oscuro y silencioso, profundo, muerto del sueño.
Lo Único ya no tiene sentido, somos clones hechos por encargo de algún ser místico. No superamos las adversidades, en realidad nadie lo hace.
Escribir la primera Vida Nueva no fue tan difícil. Sonreir ante cualquier pronóstico no fue tan sencillo, aunque me quedo con el consuelo de haberlo hecho.
Me dejaré la piel para escalar la pared. ¿Qué habrá al otro lado? El infinito de Giacomo Leopardi.

1 comentario:

Casiopea dijo...

Tienes tanta razón en todo lo que has escrito... Madre mía, Meme. Me ha encantado. Me he identificado, lo he sentido, me ha dolido, me ha consolado. Formatear es tan duro que a veces una preferiría cortarse la mano a pulsar ok y comenzar. Pero... es necesario. Y duele pero está bien así. Si no doliera... todo lo demás no tendría sentido, aunque fuera más sencillo. Formatear es a veces un suplicio... pero entre dos o más la espera se hace más corta. Así que, si te apetece hablar, reír, llorar, compartir un link o maldecir al mundo: casiopeayeltiempo@hotmail.es

Ahí me encuentras.

Besos

Casiopea

PS. Si te sale repetido el comentario, es que la primera vez me dio error...