martes, 18 de mayo de 2010

Cosas que ya no me incumben

El dolor ha hecho un tapón en mi boca.
Pero de pensar no me olvido, mi cabeza está que hierve.
A pesar de todo esto me estoy portando, a veces me sorprende ver lo buena que puedo llegar a ser.
Lo siento, pecaré de engreída, pero he nacido buena persona.
Algunos tienen las ideas turbias.

3 comentarios:

"Aquel chico..." dijo...

"A veces me sorprende ver lo buena que puedo llegar a ser".

Juro haber pensado lo mismo mil millones de veces, pero claro, en los días que corran, ¿quién tiene claros los verdaderos bordes de ser buena/mala persona?

El tiempo pasa y esas líneas tienden a ser más difusas, como yo, como todos.

Un beso.

Igor dijo...

Es una cosa muy mala, es malo ser buena persona.
Pero uno es lo que es, hasta el final.
Saludos.

antonio dijo...

Me encanta.
Escribes genial.