viernes, 21 de mayo de 2010

Distancias

Hay veces que no distingo si estoy fuera o dentro de la caverna de Platón.
Hay señales que nos llegan desde otros universos, que nos indican que también estamos allí y en todas las cosas.
El mundo no es finito y el fin no están en nosotros mismos. Porque toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son.



1 comentario:

"Aquel chico..." dijo...

Cuánto oxígeno le dio Calderón al verso...

genial.


Sobre tu pregunta a mi entrada: no lo sé, eso trato de adivinar en cada goteo de realidad que me dejan los delirios febriles.

Un beso.