martes, 4 de mayo de 2010

Motivos

Es lógico que no haya despertar más doloroso que en el que te abren los ojos a hostias, pero una buena hostia a tiempo puede evitar muchos males, eso dicen algunos.
"Lo que me preocupa no es que hayas mentido, sino que, de ahora en adelante, ya no podré creer en ti." Supongo que a Nietzche también le dieron lo suyo.
Si no hay esperanza, la vocecita de mi cabeza me dice que es estúpido sentir nostalgia. He perdido los dedos de una mano, un brazo y una pierna, pero no puedo echarlos de menos, todavía hay dedos, brazo y pierna en mi cuerpo deforme. Ese es un motivo por el que vivir.

No hay comentarios: