martes, 25 de mayo de 2010

XIX y XVIII

Es mejor haber tenido y haber perdido, que nunca haber tenido.
Y hay un antes y un después en mi vida desde que te conozco, y eso es más que darte las gracias.
Hay cosas que nunca se olvidan y esta es una de ellas, para bien o para mal.
Resurgirás y yo podré sentirme orgullosa de ti y ya no será como si te hubieras muerto o como si yo me hubiese disparado. Y este agujero de mi cabeza dejará de oler a pólvora. Y el silencio tras el disparo se expandirá por el mundo, como cuando se apagaron las luces.


6 comentarios:

la chica de las biscotelas dijo...

es precioso!!!
gracias bella!

"Aquel chico..." dijo...

()

"Aquel chico..." dijo...

No tengo palabras para definir la cercanía y realidad terrena que me transmite este escrito.

Incroyable.

Igor dijo...

El texto, breve, está cargado de misterios. Ya con el título me he sentido arrojado a una habitación que no conozco. Por cierto, entiendo que ese dibujo que acompaña la entrada es tuyo, ¿es así?

Meme dijo...

Así es :)

Anna dijo...

Sin duda alguna el hecho de haber tenido (con pérdida incluida) es mucho mejor que no haber tenido nunca, pues ya nadie podrá arrebatarte lo que has vivido, es todo tuyo. Los sentimientos, agradables y dolorosos, son el bagaje de nuestra vida y los que nos dan experiencia y nos fortalecen.