domingo, 20 de junio de 2010

Corrimientos de tierras

Miro las agujas del reloj y están justo una encima de la otra. Coincidencias de la vida, casualidades del destino. Vuelvo a mirar y ya las distingo, han dejado de follarse.
Tengo morriña de hacer el amor, de besar y de meter lenguas hasta las gargantas. Soplos en mi cuello y mi pelo cayendo como una cascada sobre su cara. Tupido velo del mundo a otro mundo, para nunca más correrse.

3 comentarios:

"Aquel chico..." dijo...

Jajjajaja, me ha hecho gracia tu entrada. Nunca antes había leído a alguien expresar sus ganas de "ouhhh yeah" tan literarimente.

Pues sí, siempre hay ganas de más, aquí un servidor incluído. Pero tranquilidad, que ya llegará Agosto para hacer de las suyas.

Un beso sin más, no vaya a ser que...

InfusionDeLotoNegro dijo...

En el círculo polar antártico, es cuando más se echan de menos esas sensaciones.
Cuando estamos buscando vida bajo el hielo, cuando la nieve es el tupido velo que congela el fuego primordial de tu deseo.

Deséalo con fuerza, el verano es mágico.

Seguro que acabas agosto, con más orgasmos de los que puedes soportar.


Preciosa entrada compañera.

Gabrielle Dupré dijo...

Meme, flojera de todo puedes tener, pero NOOOOOOOOOOOOOO de hacer el amor! Jajajajaja! Nooooo, noooo, noooo. Reflexiona. Un beso enorme.