sábado, 3 de julio de 2010

Lascas

Si piensas en lo violento que es el romper de las olas solas, comparadas con la superficie plana del mar, te das cuenta de lo bueno y gustoso y ruidoso que es romper, pero también que romper siempre duele y pica y lleva a cosas nuevas que traen arena y engrandecen la playa.
Las metáforas se me traban en la mente y sólo vienen banalidades, trivialidades y me ahogo en dos dedos de charco, en el lugar donde rompen las olas. Pero grano a grano ese lugar de muerte se hará tierra y mi nariz respirará al fin aire seco. Se acabarán los pulmones encharcados, los dedos de garbanzos y las algas en el pelo. Y el ser mitológico morirá, para ser sólo humano, vivo y finito, consciente y pensante y razonable y erguido, que sabe hacer fuego y aprovecharse de él sin quemarse.

7 comentarios:

InfusionDeLotoNegro dijo...

Es usted un autentico ser mitológico si…
Calíope o quizás la sabiduría de Delfos.
Siempre es un placer pasar por este lugar, siempre.

Igor dijo...

Es cierto, es así. Llega un momento en que te miras al espejo y ves un ser humano... Bueno lo de los dedos de garbanzos y las metáforas trabadas, como si les faltara una chisssspa.
Tierra, es lo que somos.
Saludos.

ole ole dijo...

flipando m tienes

Vale... dijo...

simplemente lindo! y x muy metafora muy realista... saludees y afecto! :)

antonio dijo...

Me gusta.
A veces las metáforas son un sin sentido.
Por cierto no es Crarabanchel.......
saludos.

el arte de sentir dijo...

Muy buenas metafóras...
Yo es que soy muy de agua..jejeje
y yo pienso que las olas no se rompen y que no es violento, es natural...es entenderlas...
Creo que son diferentes a todo y cuesta entendernos con ellas...
Un secreto...en ese ultimo instante te abrazan y te besan con su esencia salada, y hacen contigo el amor dejándote en tu piel su secreto.
Soy muy de agua...jajaja

Vagamundo dijo...

Romper forma parte del proceso natural de crecimiento, de metamorfosis, de cambio... Romper con el pasado, romperse con el presente, darse de bruces con el futuro. Todo es agregarse y separarse, desde que nacemos hasta el final. Y quemarse de sabidurías.