sábado, 25 de septiembre de 2010

Derritiendo la Antártida

Por fin. Has vuelto a pasarte por aquí. Tal vez ya echabas de menos leerme, quién sabe, quizás después de todo sí que te gusto un poco. Eso esperaba, que volvieras. Por fin.
Tengo que confesarte algo, anoche soñé contigo, con que me abrazabas la espalda. Me dormí esperando a que te dieras cuenta de lo mucho que me quieres, de lo mucho que te pongo. Tienes ganas de conocerme, pero no te atreves a decírmelo.
Soy la chica de los ojos tristes. La que tiene autorretratos en los que aún no consigue sonreír y en los que se disfraza de alguien que no es.  Soy la chica golondrina, esa que se vistió anoche de negro para esperarte y ver si aparecías, y la que se vistió la noche anterior de blanco, con flores en los pechos, pero tampoco te impresionó. Soy Meme, ¿no te acuerdas? La chica que aguanta las miradas y te hace temblar.
Estoy esperando tus palabras y que no tengas miedo de decírmelas. Quiero que sean bonitas, lo que a ti te gustaría que te dijeran, quiero poesías y promesas, que te arranques los pelos de la lengua.
Yo te diré que cada entrada la escribo por ti, para conquistarte, que mi fin ahora mismo es encontrarte, que si rezo sin ser creyente, lo hago para que tu me desees y creas que mirarme puede ser emocionante. Te prometo noches incansables, amor incondicional, contabilidad de lunares y despertar cada mañana con una sonrisa en un colchón al lado de mi colchón. Quiero que tú seas el nuevo sentido de mi existencia. No puedo darte nada mejor.
Sí, te digo a ti, a ti que te hormiguean los dedos mientras lees, que se te duermen las piernas, que te tiembla el labio. A ti mismo, al de la camiseta verde, azul, blanca, roja, amarilla, beige, negra, gris, el destino te ha traído hasta mi.
Pero lo sé, dejarás pasar esta oportunidad otra vez, hasta que otro como tú se atreva a decirme lo que tu no te atreves y me perderás para siempre. Nunca sabrás de mis labios, ni como se mueve mi lengua en tu boca, no reconocerás el timbre de mi voz al teléfono ni te acordarás de mis manías antes de dormir, no tendrás idea de todo lo que se te ha escapado: la amante más ardiente, la mujer más entregada, la más buena. Y ya me habré escapado sin ti, habré emigrado como buena golondrina, y nuestros caminos nunca volverán a cruzarse.
Soy la chica que dice cosas antes de pensarlas y eso te está rompiendo el hielo.
Pero es inútil, cerrarás le même pôm en silencio, tal vez con palabras sin sentido otra vez, ¿o tal vez no?

Dios, que se atreva ahora, que confiese lo mucho que está deseando soñar conmigo.

12 comentarios:

Igor dijo...

Meme, eres una valiente.

Me has recordado a tu Baudelaire, cuando en "Las Flores del Mal", increpó directamente al lector, o cuando Alfred Hitchcock miraba a la cámara.

Bueno, el texto está muy bien. Arrebatado. Sí soñaré con tu espalda aunque no sea yo el destinatario de tu mensaje.

Saludos, Golondrina.

Gabiprog dijo...

Antartida derretida...
Y algunos cascotes levitando.


No es en hielo en lo que se sueña al leerte.



Un abrazo.

Ceci dijo...

Mi trabajo favorito, ser contable de lunares :D

Wow, nena, respiras sensibilidad, pasiión y amor por todos los poros de tu piel y qué envidia que consigas mantener miradas, yo soy nefasta en ellos!!!

Si te lee, caerá rendido a tus pies, desde luego!

La sonrisa de Hiperión dijo...

Ser valiente no cuesta dinero, pero duele por dentro...

un beso amiga.

DANI dijo...

Soy el mudo de la camiseta blanca, al que le apetecía decirte que te manda un besazo ;))

"Aquel chico..." dijo...

Cuando puedas, pero solo cuando puedas, dame un lugar y una hora.

Allí estaré dispuesto a ofrecerte la mirada más fija que jamás te han dedicado para que me expliques -solo por encima- cómo cojones has sido capaz de escribir una entrada así.

Ésta me la guardo.

Anónimo dijo...

jooooo que bonito queria amiga, es tan profundo y conmovedor, que no me puedo ir como si tal ahora....quiero más necesito una segunda parte... por favor no dejes de escribir, ahora me planteo muchas cosas...

perdidapormilano dijo...

me encanta!
tengo el vello de punta, la carne de gallina y los ojitos llorosos...
no se puede escribir así!
muak guapa

perdidapormilano dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
anuar bolaños dijo...

El instante en que tomé tus manos
se detuvo el rumor
que me mantenía en vilo
y supe que toda búsqueda es inútil,
por insaciable.

Tu piel me trajo el dato último,
toda cruzada es un camino
que termina convertido en agua
y allí comienzan tus huellas que parten.

Cuando besé tu boca supe
para qué había escalado mis días,
la imagen del caos se hizo redonda,
mi vacío fue total.

Lo sé,
tu sonrisa es un milagro.
Ay el filoso aroma de tu noche.

Tu voz dejó la evidencia
de que en alguna época
existieron mujeres que cantaban
en el fondo del mar.

No tuve tu abrazo.
Tampoco sabías del alcance de tu llaga,
te deshacías al roce de mis manos.

Al recibir tu mirada
-sombra espesa, avenida sin horizonte-
descubrí donde había extraviado mi aire
supe de tajo
para qué había vuelto a la vida.



anuar iván.

Vagamundo dijo...

Si se ha quedado indiferente tras esto, entonces todo está en tu imaginación (lo cual no es moco de pavo)

Golfo dijo...

El bloglove
Oh, bloglove...
...que haces el alma "temblar como una luna en el agua."

Oh, si, voy a encenderme un pito y saborear su esencia fumando lentamente en estos primeros minutos de lunes.