domingo, 14 de noviembre de 2010

Mapas incompletos

Hoy llovía de nuevo en la Gran Vía, como aquel día que morí.
Y un hombre gritaba en el paso de cebra, loco que pensaron algunos, que veía la marca de aquella esquina maldita, el recuadro lleno de fantasmas.
El cielo se ha vuelto rojo de sangre invertida. La lluvia arrastra y devuelve a la vez la muerte que sufrí.

4 comentarios:

"Aquel chico..." dijo...

Es de todos conocido que Gran Vía abajo no sólo fluyen ríos de agua.

Igor dijo...

Un poema. Un poema liberado. Sólo así se puede decir algo como "cielo rojo de sangre invertida", que tanto me ha impactado.
Saludos.

Rebeca dijo...

Tu cita de la semana me ha dejado noqueada... vete a saber por que...

DANI dijo...

Madre!! no se si llorar o aplaudir...

Creo que me emocionado. Hoy soñaré bonito.

Besos entre palabras