domingo, 9 de enero de 2011

VI




Recorrer los contornos de las cosas es como
transpirarlas y poseerlas.
Chupar los bordes de las cosas te hace
libre e ilimitado,
pensamiento infinito.

2 comentarios:

Igor dijo...

Tan abstracto y bello como esa fotografía en que el objeto parece transformarse y desvanecerse.
Transpirarlas. Poseerlas. ¿Las olvidamos, luego?
Saludos.

Golfo dijo...

La fuerza del dibujo, su capacidad de poseer.
Los trazos en el papel solo son el bonito residuo de algo grande.
Me quedo con el dibujo.
Chupar es teletransporte.