miércoles, 12 de enero de 2011

VII



Me gusta sentir los montes entre mis piernas, 
que no los montes entre mis brazos
y me gustan de tierra yerma 
y me saben de profunda y pendiente ladera.

4 comentarios:

Igor dijo...

O sentirse vivo palpando el monte, la piedra eterna. ¡Sí!

Cristinota dijo...

que bonitos los textos que acompañan a las imagenes! son tuyos??

un besazo! :D

La sonrisa de Hiperión dijo...

Mañanita soledad de domigo, y yo pasenadpo por entre tus cosillas. Genial siempre.

Saludos y un abrazo.

Irene Comendador dijo...

Uuufff, me he quedado muda...
Magnifico