domingo, 16 de enero de 2011

VIII



Retuérceme los brazos hasta el espasmo,
hasta el flaqueo y el chasquido y la rotura.
Repítelo todo, pero todo volverá a ser brazo entero.

2 comentarios:

Igor dijo...

¿La materia? ¿El universo? ¿El amor?
Los dos primeros versos son auténticos aullidos.
Un saludo.

Agustín Ostos Robina dijo...

Coincido con Igor. Auténticos versos desgarradores. He escrito un par de poemas "en la sombra" de este tipo pero algunos dan casi miedo. Saldrán a la luz, en su momento.