domingo, 20 de marzo de 2011

Nariz afuera, dientes adentro

Te he alcanzado en un momento de la mañana, en un momento de la tarde. Había un río y unos árboles y me has apartado la cara, para luego volvérmela y chocármela y de nuevo apartármela. Entre la conciencia y la inconsciencia, en una cama que no es mía, pero tampoco tuya, ha aparecido lo más dulce: el sentido. Y odio admitirlo: menos pellizco cuanto más abarco y ansío, como el estado que se me escapa hacia la luz y me abre, como ese momento del desvelo y el rayo. Sólo un minuto te he pedido y mis minutos son cosmos y vueltas al sol, largas vidas en tu boca que no apartarás en sesenta segundos que serán mil. En verdad te digo que te querría igual, en ese minuto, si te dejaras hacer, si no respiraras; toda la culpa sería mía, siendo tú seguirías y será como si no te hubiera mancillado. En lo inmóvil te prometo que será como si nunca hubiera pasado. Y yo sólo te quiero en mis piernas, sobre mis piernas, entre mis piernas. En un minuto serás mío y en el segundo minuto estarás muerto. Un minuto o la vida, te pido a punta de pistola.
Te he alcanzado en un momento de la mañana y en este momento de la tarde soy como esas palomas rehuidas que persiguen a las palomas enamoradas y que al final se pegan un tiro.

8 comentarios:

sandocan en bicicleta dijo...

me he quedado helado.
desde tus dibujos, imágenes hasta tus letras. cuanto arte desparramado en este rincón. no te diré que volveré, te digo que antes de irme, voy a seguir un buen rato por aquí.

un saludo desde la lejanía.

la chica del ático dijo...

me encanta el cuadro de la semana.es como un dolor involuntario.

Por si las moscas dijo...

ENORRRRRRRRRRRME!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Anna dijo...

Ostras Meme, eres impresionante, me fascina como relatas.

Agustín Ostos Robina dijo...

Está bien eso... pellizcar a la vida de vez en cuando :)

Vagamundo dijo...

Seguiremos rogando que nos elijan, seguimos eligiendo que nos rueguen y alguna vez, por fin o por casualidad, elegiremos.

oscilaciones dijo...

Vivir entre tus piernas...
pero no me gustan las palomas.
GRACIAS por la visita.
Sabes que tienes la puerta abierta,
a cualquier hora.
Saludos

La sonrisa de Hiperión dijo...

Por aquí me tienes, en esta mañana de domingo.

Ten un buen inicio de semana.