miércoles, 25 de mayo de 2011

Mi polvo es su polvo

Ya estuve una vez loca por ti. No por ti exactamente, si no por lo que tú representas.Y eres tan igual al primer objeto de mi locura que tu barba huele igual, y tú de negro, siempre sonriendo. Pequeña persona que me trajo un nuevo motivo vital. Persona sin límites de dimensión. Inalcanzables.
Y no tengo tu foto, nunca la tendré. Ni del primero, tampoco la tendré nunca, la foto verdadera, se sobrentiende, no la robada. Puedo imaginar esa foto en la que eres tú -y él- y el que representas, y me dices con tus ojos, con los ojos de la fotografía, quién eres en verdad y porqué lo eres. Y sin haberte perdido, te extraño, y del otro no extraño nada, aunque lo haya perdido. Pero estáis en mi, me habéis hecho de vuestras costillas y sois dos hombres primeros, y yo una mujer. Si me lo pidiérais comería manzanas, porque si tú me lo pides, o tú, las manzanas serían buenas, irremediablemente.

4 comentarios:

Igor dijo...

y todo lo que ves lo ves con esa intesidad cósmica con la que lo ves a él, el orígen o el final, o la imagen que crees es la de él.
Comer manzanas. Tan simple y pueril, puro,, y aquí casi violento.
Saludos.

David C. dijo...

wow como te ha impactado.

Vagamundo dijo...

Tan claro como una fórmula química después de un mes devanándose los sesos para descifrarla. Tan claro como devanarse los sexos para descifrar las incógnitas de las relaciones. Polvo fuimos y polvo seremos. Amén.

Chus A. dijo...

Impacto certero y preciso. Suscribo alabanzas y alzo un grito de gusto por esta lectura.