viernes, 5 de agosto de 2011

Aleación de bronce

Te he visto cuatro veces en la vida.
Tres de las veces, llevabas el mismo polo. Su algodón se recogió el verano pasado de un charco de Nicaragua,  que es de leche y seco hasta donde alcanza el barbecho. Se hiló después de la lana de llama, hasta caliente temperatura, antes de la estación de las lluvias. Se tejió en la nave junto a los arrozales amarillos. La mujer amarilla que lo cosió no pensó en qué pecho cubriría en negro. Pero el pecho te ha parpadeado bajo ese polo de algodón, latiéndote los pulmones como boqueados de peces naranjas. La segunda de las veces, te habías cortado el pelo muy raso. Tienes puntas rectas como de aloe, vegetación erguida y jungla de moras. Cuando te pasaste la maquinilla no te acordaste de las praderas de Mongolia, ni de los perros esteparios, ni de los caballos como ponys, del viento soplando por Siberia. En la tercera de las veces te vi los lunares de la cara, los había intuido, visto no. Que se señalan como vértices de bóvedas hacia mí cóncavas, fragmentos de mapas heredados. Marcas prominentes cuando ríes de media boca, acercándome para lanzarse preciosas desde ti, ansiándome cada una con los dedos. Todas las veces llevaste los mismos zapatos. Y te amortiguaron hacia el bus de un número innombrable; tanto imán que nunca te giraste, tan lejos que se mitigaron rápidos los aleteos de tu polo.
Sólo cuatro veces en la vida. Ni siquiera logro recordarte. Desde ayer asimilo que no tengo tu fotografía, lástima me da. Un fantasma entre mis piernas, eres tú, que no volverá a llamar.

13 comentarios:

Igor dijo...

Hola meme,
Esto es prosa poética comprimida. En aire comprimido. Me sorprede y como lector me da mucho placer su riqueza. El lenguaje puede ser muy rico. Y luego están todos esos recovecos en tan poco espacio. Agujeros que se van conectando en este túnel que va de Sudamérica, a las estepas con comienzo y fin (¡zas!) en Madrid.
Un fantasma que se va. Otro. Tengo unos cuantos por ahí, supongo que todos. Me ha encantado.
Besos.

Casiopea dijo...

Sublime es poco. Me lo he ido imaginando todo mientras leía. Y he ido sintiéndolo todo. Desde los pinchazos de puntadas de la mujer amarilla que cosió el polo hasta esos lunares que señalan como vértices.

Cómo me gusta cuando te pones estupenda.

Besos

José Antonio del Pozo dijo...

Precioso, de riqueza, de intensidad, de cierta dulzura como al bies. C´est magnifique!
Saludos blogueros

Kristel dijo...

a veces es mejor no tener fotografías, mejor que quede en el recuerdo y que podamos moldear las imágenes, los olores, el color...
belleza absoluta tu texto

Vagamundo dijo...

Otra historia hilvanada en el tejido conectivo de esta ciudad, o de cualquier otra, con el hilo del pudo ser.

Anna dijo...

Te digo meme, con cariño, que eres grande. Y si todo eso no es suficiente, te digo una palabra más: admiro.
Saludos, un placer pasar por aquí, siempre.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Los fantasmas del pasado... hay que enterrarlos con la fuerza empleada para seguir adelante.

Saludos y un abrazo.

la chica del ático dijo...

"Pero el pecho te ha parpadeado bajo ese polo de algodón"

me ha encantado esta frase.

quizá quede mucho más en tu retina que esas fibras.

unbeso!

Miss Migas dijo...

He llegado hasta aquí de casualidad y me ha parecido una rima fantástica lo que has hecho con una historia que volverá a intuirse otra vez. Es genial. Los fantasmas siempre vuelven...

Un beso

InfusionDeLotoNegro dijo...

La cabeza de ese hombre es el mundo perdido para la mujer que le recuerda, parece hasta literal…

Grande Meme, siempre.

Verona.Firenze dijo...

Gracias por comentarme.
LA verdad es que da un poco de pena ver como todos los planes y sueños se quedan en nada después de tanta ilusión. Pero... mientras duren los sueños...la vida no será tan soporífera como lo es a veces.

Muac.
Verona.firenze.

José Antonio del Pozo dijo...

...en la tercera de las veces te vi los lunares de la cara, los había intuido, visto no...
Meme, te lo advierto: así sólo escriben los más sensibles e inspirados de entre todos los poetas del mundo.
Saludos blo

Agustín Ostos Robina dijo...

Igor ha hablado.