sábado, 15 de octubre de 2011

Los estragos en mi

Cuando Florentino Ariza la vio por primera vez, su madre lo había descubierto desde antes de que él se lo contara, porque perdió el habla y el apetito y se pasaba las noches en claro dando vueltas en la cama. Pero cuando empezó a esperar la respuesta a su primera carta, la ansiedad se le complicó con cagantinas y vómitos verdes, perdió el sentido de la orientación y sufría desmayos repentinos, y su madre se aterrorizó porque su estado no se parecía a los desórdenes del amor sino a los estragos del cólera. El padrino de Florentino Ariza, un anciano homeópata que había sido el confidente de Tránsito Ariza desde sus tiempos de amante escondida, se alarmó también a primera vista con el estado del enfermo, porque tenía el pulso tenue, la respiración arenosa y los sudores pálidos de los moribundos. Pero el examen le reveló que no tenía fiebre, ni dolor en ninguna parte, y lo único concreto que sentía era una necesidad urgente de morir. Le bastó con un interrogatorio insidioso, primero a él y después a la madre, para comprobar una vez más que los síntomas del amor son los mismos del cólera. Prescribió infusiones de flores de tilo para entretener los nervios y sugirió un cambio de aires para buscar el consuelo en la distancia, pero lo que anhelaba Florentino Ariza era todo lo contrario: gozar de su martirio.
 - Aprovecha ahora que eres jóven- le decía -, que estas cosas no duran toda la vida.

 El amor en los tiempos del cólera - Gabriel García Márquez  

7 comentarios:

Cris dijo...

Este libro mee encantó...

PD- El que me había leído ya de Virginia Wolf es La Señora Dalloway, no Las Olas, así que al menos es un libro nuevo:)

Igor dijo...

Qué fuerte. Iba a decirte, Meme, te pareces a Márquez. ¿Qué tendrá este hombre que enseguida lo identificas?
Saludos.

Jorge Ampuero dijo...

Entrañable Gabo.

Besos :)

La sonrisa de Hiperión dijo...

Ando bastante ocupado y sin tiempo... Pero siempre un placer pasar por tu casa, y echar un ratito con tus cosas. Estupendas las cosas que nos dejas.

Saludos y un abrazo enorme.

Agustín Ostos Robina dijo...

No he visto la película. ¿Recomiendas leer el libro, Memecilla de las Nuevas Vidas? :)

DANI dijo...

Coléricamente tremendo :)

Besazos enormes

eL aRTe De SeNTiR dijo...

Grande García Márquez