jueves, 23 de agosto de 2012

¿Esto es real?




Una foto es una huella. Pero, ¿una huella de qué?
¿De lo que se quiso fotografiar o de lo que se fotografió sin premeditación, sin voluntad, ni deseo? ¿Del objeto en sí o de un simple fenómeno? ¿De lo fotografiable o de lo infotografiable? 
Pero, ¿por qué no también una huella del sujeto que se fotografía o del acto fotográfico o de la acción fotográfica o de lo metafotográfico? ¿Una huella del punto de vista del encuadre? ¿Una huella de la obtención del negativo o de su trabajo?
Y ¿por qué no una huella del material fotográfico particular o de las condiciones técnicas y epistémicas en general que posibilitaron esa foto en particular? 
O ¿por qué no una huella del pasado? Pero, ¿de qué pasado? ¿El del objeto por fotografiar o el de la foto? ¿El del sujeto que fotografía o el del sujeto fotografiado o el del sujeto que mira la foto? ¿Pasado del tiempo o del espacio? ¿Pasado de la vida o de la muerte?
¿Una huella de todo eso a la vez? Acaso. Pero, ¿cómo?
La fotografía suscita problemas.

Estética de la fotografía - François Soulages 

1 comentario:

Vagamundo dijo...

Huella de luz. Irrealidad que ilusiona.