miércoles, 12 de septiembre de 2012

Federico

Si tú no estuvieras, no habría duda ni el golpe de la piedra sobre los huesos por las mañanas.
Si tú no estuvieras, hacer lo que hago no sería un pecado ni una brecha.
Si no estuvieras, Granada sería algo nuevo.
Pero estás y quedan tus vestigios y el sonido de cuando te posas en tierra.
Y te echo de menos.

1 comentario:

Vagamundo dijo...

Esto, permíteme compartirlo contigo. Y no es sólo García Lorca.