martes, 17 de septiembre de 2013

Mirando el techo acostada en nuestra cama

Tener mi mano en tu espalda mientras duermes es como posarme como un vencejo en el suelo, que ya nunca podrá echar a volar sin ayuda.





No hay comentarios: